QUÉ ES «CONCEPT SQUARE»

TODO PASA POR Y EN LA PLAZA

La plaza es el corazón de pueblos y ciudades, el lugar de encuentro por excelencia de su gente, donde late la vida en primera persona del plural. En la plaza compartimos, descubrimos, creamos, consumimos, jugamos, opinamos y celebramos. Y a partir de esta idea nace “Concept Square”, una “plaza virtual” en la que hablaremos de sitios, personas, comercios, cultura, ocio y eventos, con el objetivo de dar a conocer un poquito mejor lo que ocurre en nuestras calles. Todo pasa por y en la plaza, así que ¡bienvenidos a “Concept Square”!

 

 

 

GUADALUPE, MODA FLAMENCA EN MADRID

Vestirse de faralaes en la capital es más sencillo y alegre gracias a Guadalupe, una diseñadora malagueña de referencia cuyos trajes flamencos se encuentran en la tienda del mismo nombre que tiene junto a la plaza de Tirso de Molina. Color, arte y ¡mucho duende!

Quien ame el arte del flamenco en Madrid, debe acercarse hasta Tirso de Molina y alrededores para poder vivirlo con alma y pasión, pues allí se hallan algunas de las  mejores escuelas, la mítica Casa Patas o el Teatro Nuevo Apolo, donde actúan algunas de las bailaoras de más renombre. Y, por supuesto, distintos establecimientos en los que conseguir el look perfecto para convertirte en una auténtica flamenca y olé. Como Guadalupe, en la calle de Relatores, 22 -número en el que, por cierto, vive Joaquín Sabina, maestro de maestros-, donde uno no puede dejar de enamorarse de sus coloridos y espectaculares vestidos. 

06

Guadalupe es una diseñadora de moda flamenca con una trayectoria de más de treinta años, que comenzó con un pequeño conjunto de trajes y que, temporada a temporada, se ha ido convirtiendo en toda un nombre de referencia en la industria. En la actualidad, su colección anual cuenta con veintinueve vestidos largos y cuatro cortos de mujer, así como quince de niña. 

10

Muy voluminosos y llamativos, los vestidos de Guadalupe son de muy buena calidad. La malagueña emplea mucho tiempo y dedicación en el diseño y en la confección de los trajes, así como en la búsqueda de los tejidos. Por eso, el resultado final es sensacional, con unos acabados muy bien trabajados, mucha tela, muchos detalles y mucho volante. Sin duda, una apuesta segura para lucir en cualquier feria andaluza que se precie o en el Rocío. Los precios de los vestidos de temporada oscilan entre los 300 y 500 euros.

07

13

12

Quien tenga un presupuesto más ajustado, no tiene por qué preocuparse, pues en Guadalupe también se venden trajes de fuera de temporada, un poco más económicos. Y, como no podía ser de otra manera, se puede completar el look de flamenca con flores, ramilletes, pendientes y mantones. Además, hay blusas, faldas de ensayo y otras más rocieras. Todo menos zapatos, aunque el amable y profesional personal de la tienda ofrece los mejores consejos y recomendaciones para conseguir unos buenos tacones. Y si alguien quiere un arreglo especial o que se adapte uno de los trajes a su gusto, el servicio que ofrece Guadalupe incluye el trabajo de una estupenda costurera experta con más que sobrada experiencia en moda flamenca.

11

Por otro lado, Guadalupe guarda otra sorpresa con mucho duende entre sus creaciones: los vestidos de novia flamenca. Sin lugar a dudas, trajes muy especiales que llaman mucho la atención, tanto en España como en países como Estados Unidos o México. El vestido se compone de una pieza básica a la que se le puede añadir cola de un metro, de metro y medio, de dos metros… Según el gusto de la novia o de sus ganas de dejar a los invitados con la boca abierta. El precio del vestido básico ronda los 600 euros y con cola llega a 1.200, dependiendo de su longitud.

01

La fábrica y base de operaciones de Guadalupe está en Málaga, tierra de la diseñadora, y además de allí y de en Madrid, también hay tienda en Sevilla. Asimismo, la marca cuenta con muchos puntos de venta en toda España, ya que son fabricantes al por mayor. Pero los diseños de Guadalupe no sólo triunfan aquí, sino que también viajan muy a menudo hasta EE.UU., México, Francia y Alemania, desde donde se reciben muchos pedidos. Aunque si hay un país en el que arrasan hace casi una década, ese es Japón. Allí, segundo hogar del flamenco, Guadalupe cuenta con una clientela fija muy leal. Y es que el arte no tiene fronteras. 

03

Texto: Silvia Rueda / Imágenes: Itxaso Lara

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

 

PESONETO: UNA MANTEQUERÍA DEL S. XXI

Productos artesanos de calidad elaborados en España por pequeñas empresas familiares y cuidadosamente seleccionados es lo que se puede encontrar en PesoNeto, una tienda de alimentación en el madrileño barrio de Chamberí que apuesta por el buen comer y beber.

Entre la glorieta de Bilbao y la de Quevedo se encuentra PesoNeto, una pequeña tienda de alimentación que huye del concepto gourmet y delicatessen, porque, tal y como afirma, Ángel, el artífice principal de este proyecto, esto es una mantequería como las de toda la vida, pero adaptada a los nuevos tiempos”. Por supuesto, todos los productos son artesanos y de alta calidad, pero con una gama de precios bastante ajustada y amplia. En mi casa siempre ha existido tradición de consumir productos de calidad, sobre todo, muchas conservas”, cuenta Ángel, y de ahí el nombre de la tienda, un homenaje a esas latas y botes llenos de exquisiteces.

09

Conservas de verduras y pescados, jamones, aceites, embutidos, quesos, patés, cervezas y vinos constituyen la oferta principal de PesoNeto, que siempre cumple esta máxima: ser 100% made in Spain por productores artesanales que garanticen que los procesos de elaboración sean los usuales en las zonas de origen.

13

El mismo Ángel se encarga de viajar por todo el país visitando distintas empresas familiares o iniciativas pequeñas para seleccionar esos productos con una historia detrás y realizados con calidad y cariño. Las marcas que tienen un espacio en PesoNeto jamás se podrán encontrar en grandes superficies, por ejemplo. Y en caso de ser así, abandonan la tienda, según nos aseguró Ángel.

05

Además, en la tienda también hay artículos de km 0, así como ecológicos, siempre y cuando superen los criterios de selección que hacen de PesoNeto ese mercado especial y vivo, donde sabes que siempre vas a acertar con lo que te lleves a casa. Porque comer y beber bien comienza a partir de una sabia elección de los mejores productos y eso aquí está más que asegurado.

03

Con una decoración de líneas sencillas y modernas, el lugar invita a detenerse un buen rato explorando entre sus latas, quesos, mermeladas o botellas de vino hasta dar con lo que más nos haga la boca agua. Porque, avisados quedáis, querréis probarlo todo. En caso de duda, el atento y entregado personal de la tienda os aconsejará de maravilla. Y si queréis profundizar más sobre las delicias que existen a lo largo y ancho del país, a la vez que pasar un divertido rato, no os perdáis las catas que organizan en la parte de abajo (en sus redes sociales informan de todos los eventos ;)). Pero eso se merece otro post. Hasta entonces, disfrutad de todo lo bueno y rico que os ofrece PesoNeto, ¡qué aproveche!

10

PESONETO.tienda PESONETO.tienda 
C/ Alburquerque 3, Bajo · 28010 MADRID
E-mail: info@pesoneto.tienda
Tel. (+34) 91 805 88 29

FB: facebook.com/tiendapesoneto

Twitter: @tienda_pesoneto

IG: @pesonetotienda


Texto: Silvia Rueda / Fotos: Itxaso Lara

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

UNA TARDE EN EL CAPRICHO

Perderse durante horas en El Capricho, uno de los parques más especiales de Madrid, es un regalo para los sentidos que todo madrileño, ya sea autóctono o de adopción, debería hacerse al menos una vez en la vida.  Y es que dejarse cautivar por la belleza y serenidad del lugar es la mejor manera de hallar sus encantos más escondidos.

40

Texto: Silvia Rueda / Imágenes: Itxaso Lara

Una vez descubiertos los atractivos principales de El Capricho de la Alameda de Osuna, tal y como os contamos en nuestro anterior post, no hay nada más apetecible que olvidarse del tiempo y pasear sin rumbo por sus diferentes jardines. En compañía o en soledad, pero siempre con la vista, el oído y el olfato bien vivos, pues es así como se encuentran los tesoros y como uno confirma por qué este parque es de cuento. 

50

Como esta casa, que probablemente fuera de los guardeses de la finca, pero que podría ser perfectamente el refugio de una hechicera o de un par de ellas. No sería extraño, pues el esplendor de El Capricho bien parece cosa de magia. Quién sabe lo que allí ocurre tras el crepúsculo.

41

Otra de las maravillas del parque es el pequeño lago que alberga en su interior, con embarcadero incluido. Aunque a día de hoy, este no se utiliza, es fácil imaginarse los agradables paseos en barca que los habitantes de El Capricho se daban allí en épocas más gloriosas. Sin embargo, el aire desangelado y misterioso que impregna la laguna consigue que desaparezca cualquier rastro de película romántica que pudiera existir. Y eso hace que el cuento sea mucho más interesante y… atrayente. 

42

43

Si a esto le sumamos, que, al sentarnos en un banco junto al lago, de repente nos encontramos unos majestuosos cisnes negros, la fábula de El Capricho cobra todavía más sentido y ya solo queda contemplarlos y echar a soñar. 

47

Inspirarse, enamorarse o sencillamente relajarse es más fácil en El Capricho, por eso, su visita es casi obligada. Está abierto durante el fin de semana y el acceso es gratuito. Aquí podéis encontrar más información sobre el parque. Para despedirnos, hasta el próximo post, nada mejor que este fragmento de «Cisne Negro». 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

UNA ESCULTURA FLOTANTE Y LUMINOSA CONQUISTA LA PLAZA MAYOR

Una escultura flotante de la artista Janet Echelman ha sido la guinda final de la tarta de cumpleaños de la Plaza Mayor de Madrid, que durante el último año ha celebrado sus cuatrocientos años de vida. Luz y color sobre la estatua ecuestre de Felipe II, cual medusa de los sueños. Todo un espectáculo de sensaciones.

 

08

Si hay un lugar emblemático en Madrid, por lo castizo y por ser lugar de paso y de encuentro, ese es, sin duda, la Plaza Mayor de Madrid. Sus orígenes se remontan al siglo XVI, cuando allí se comenzó a celebrar el mercado principal de la villa. Mucho ha llovido desde entonces y muchas historias y personas han pasado por la plaza en sus cuatrocientos años de vida, que hemos celebrado desde la primavera de 2017. Y para finalizar los festejos y homenajes, nada mejor que arte efímero y moderno, para contrastar con lo perenne y clásico de la plaza. Porque como bien indica el eslogan elegido para conmemorar el cuarto centenario, «TODO PASA POR LA PLAZA». 

09

La escultura flotante de la artista estadounidense Janet Elcheman es una instalación formada por una malla compuesta por capas de fibra técnica trenzada y anudada de 45 metros de largo por 35 metros de ancho y 21 de alto en combinación con una iluminación espectacular que va cambiando. Además, la escultura vibra con el viento, lo que crea un baile mágico para los sentidos.

05

El concepto de la obra proviene de conjuntos de datos científicos del terremoto y el tsunami de Japón en 2011, y de la noción de que todos estamos conectados entre los sistemas naturales de la Tierra. Desde luego, el efecto que logra es impresionante, especialmente de noche, que es cuando el juego de luces comienza. 

14

La Plaza Mayor no habría podido tener un final de fiesta de cumpleaños más evocador y especial. Además, desde abajo, dependiendo del ángulo y del movimiento, la escultura recuerda a un calamar… No sabemos si por casualidad o por hacer un guiño al clásico bocadillo de calamares de la plaza, quién sabe. O tal vez fuera solo nuestra mente. El caso es que disfrutar de esta escultura flotante y luminosa ha sido una experiencia muy especial. Ojalá se siga celebrando cada año de vida de la plaza así. 

Texto: Silvia Rueda / Fotos: Itxaso Lara

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

EL CAPRICHO, UN JARDÍN DE CUENTO

El Capricho de la Alameda de Osuna es uno de los parques más bonitos de Madrid y, curiosamente, uno de los menos conocidos, tal vez por su lejanía del centro. Sin embargo, reserva para sus visitantes una serena belleza y un sinfín de tesoros, desde un palacio y un Templo de Baco hasta un búnker de la Guerra Civil. 

Imágenes: Itxaso Lara / Texto: Silvia Rueda

 

01

Quien puso el nombre a este jardín creado en 1784 por los duques de Osuna, -especialmente por ella, doña María Josefa de la Soledad Alonso Pimentel-,  no podría haber elegido uno mejor, porque este parque es una verdadera joya. La duquesa, conocida por ser protectora de artistas, toreros e intelectuales, creó este pequeño paraíso, donde solía reunirse lo más granado e ilustre de la época. Ojalá todos los caprichos fueran como este.

03

Cuando uno visita El Capricho, lo primero que hace es lamentarse por no haber ido antes, sobre todo viviendo en la misma ciudad. Es cierto que está bastante alejado, al final de la línea 5 de metro, en la Alameda de Osuna. Pero el tiempo invertido en llegar se ve recompensado con creces con el viaje sensorial e imaginativo que va a vivir una vez allí. Sensorial porque la vista y el oído, principalmente, se dejan llevar por una hipnótica danza; imaginativo, porque el tiempo se para por un momento y es muy fácil verse trasladado a otras épocas de mayor gloria del lugar.

Fuentes, plazoletas, ermitas, templetes, estanques, casas de cuento… El parque no se priva de nada, pero todo está dispuesto de la manera más armónica posible. Por supuesto, también se encuentra allí el antiguo palacio de los duques, que en un futuro no muy lejano se convertirá en un museo dedicado a la duquesa y la Ilustración.

18

Por su parte, el jardín se divide en tres partes, cada una correspondiente a un estilo diferente. Por un lado, el parterre o jardín francés; por otro, el paisaje inglés, y, por último, el giardino italiano.  

10

Giardino italiano, que mezcla setos con árboles.

14

Parterre o jardín francés. Se mantiene el laberinto tal y como se diseñó en tiempos de la duquesa. Ideal para el juego amoroso y los escondites.

34

Jardín inglés, que evoca la naturaleza más libre y salvaje.

Uno de los lugares más fotografiados del parque es sin duda el Templo de Baco, situado en la parte más elevada del lugar. Y no es para menos, pues no solo hace un homenaje al dios romano del vino, sino que ocupa un espacio privilegiado desde el que se puede observar gran parte del parque y, además, disfrutar de unas puestas de sol mágicas.

23

Por último, para terminar nuestro primer paseo por El Capricho, no podemos olvidarnos de uno de sus tesoros más curiosos: su búnker. Y es que el parque conserva casi intacto el búnker de la Posición Jaca, enclave de la Guerra Civil que alojó el Cuartel General del Ejército Republicano del Centro. Se hizo sobre 1937, está situado a 15 metros bajo tierra, tiene 2.000 metros cuadrados y es capaz de resistir bombas de hasta 100 kilos. Quién iba a imaginar que en el mismo jardín romántico creado por  la duquesa de Osuna, donde se celebran las fiestas más reputadas, se iba a construir décadas más tarde un refugio de guerra, ¿verdad? Hay visitas guiadas gratuitas (20 personas por grupo) de 50 minutos de duración los sábados y domingos (de mayo a noviembre). Más información en www.madrid.es.


Cualquier estación del año es perfecta para darse un paseo por El Capricho y dejarse sorprender por las maravillas que alberga. Os aseguramos que una vez que lo conozcáis, pasará a ser uno de vuestros lugares preferidos de Madrid. 

 

Dirección: Paseo Alameda de Osuna, 25. 28042. Madrid.

Metro: Alameda de Osuna (línea 5) / Autobuses: 101, 105, 151

Horarios:

Del 1 de octubre al 31 de marzo: sáb – dom y festivos 9:00-18:30 h

Del 1 de abril al 30 de septiembre: sáb – dom y festivos: 9:00-21:00 h

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

PHOTO STORY

photo story

Justo en ese momento en el que apenas me quedaban unos metros para alcanzar la cima, comprendí que no necesitaba nada más para continuar, ni siquiera echar la vista atrás. Solamente respirar hondo, sonreír y seguir caminando.

 

Imagen: Itxaso Lara / Texto: Silvia Rueda

IRATI, LA SELVA MÁS MÁGICA

Situada en el Pirineo navarro, la Selva de Irati es el segundo hayedo-abetal más extenso de Europa después de la Selva Negra de Alemania. Bosques inmensos en los que dejarse llevar por la magia de la naturaleza a los que querrás regresar para perderte… y encontrarte.

En cualquier época del año, la Selva de Irati tiene su encanto, pero si hay una en la que brilla de manera especial es, sin duda, el otoño. Es entonces, cuando las hojas comienzan a cambiar de tono y a caer, que empieza el verdadero espectáculo de colores. Y dentro de la estación, las últimas semanas de octubre y la primera de noviembre son las de máximo esplendor. Nosotras fuimos a mediados de noviembre y, aunque muchas de las hojas ya habían caído, todavía pudimos disfrutar de la bella estampa otoñal del bosque de los bosques.

10

La mejor opción para comenzar a explorar la selva es partir del centro de información, donde, además de proporcionarte un mapa con todas las rutas, te asesoran muy amablemente sobre las más apropiadas para cada uno según el nivel, el tiempo y la climatología. Además, allí hay un bar/restaurante, donde poder coger fuerzas antes o después del paseo. Por lo demás, solo hace falta buen calzado, ropa de abrigo, algo de almuerzo y ganas de dejarse sorprender por la belleza… 

08

Sentir la naturaleza siempre nos ayuda a volver a conectar con nosotros mismos, y en Irati esto es todavía más sencillo si cabe. Ninguna fotografía es capaz de hacerle justicia, por lo que, si queréis planear un viaje el próximo otoño, no lo dudéis, este es vuestro destino ideal.

Texto: Silvia Rueda / Imágenes y vídeo: Itxaso Lara

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

ABOLEA: BRUNCH DE COLOR Y SABOR

Ingredientes locales y de temporada conforman los sabrosos y saludables boles de Abolea, un restaurante madrileño que apuesta por los detalles, el color y la calidez del trato a los clientes. Su frescura y buen rollo, así como una deliciosa y original carta, son razones más que suficientes para probar su brunch de fin de semana.

Situado en pleno barrio de Chamberí, entre San Bernardo y la Glorieta de Bilbao, Abolea abrió sus puertas el pasado mes de junio con el objetivo de ofrecer una comida sabrosa y colorida a la vez que saludable y variada a cualquier hora del día. Atraídas por este propósito y por su moderna imagen en redes sociales, reservamos una mesa para la hora del brunch un sábado de otoño y podemos afirmar que la experiencia resultó tan sorprendente como apetitosa. Sin duda, todavía se echan de menos en Madrid restaurantes y cafés con un concepto original y distinto a lo habitual, y Abolea consigue poner su nota diferencial en la oferta gastronómica de la capital.

10

La idea inicial del proyecto consistía en que el cliente podía crear su propio bol con los ingredientes dispuestos en la barra. Sin embargo, debido a que algunos de ellos eran prácticamente desconocidos para la mayoría de la gente, decidieron dar ya creadas las combinaciones en la carta. Eso sí, lo que continúa siendo igual desde el principio es la calidad de esos ingredientes, siempre de temporada y de proveedores locales. Todo un homenaje a la dieta mediterránea en toda su extensión.

11

El brunch (para quien no lo sepa, la mezcla del desayuno con la comida típica de los fines de semana (breakfast + lunch) de Abolea comienza con un café o un té y una deliciosa granola casera con yogur, miel y fruta de temporada, que en nuestro caso fue kiwi. Perfecto para ir abriendo apettito. A continuación, el plato principal a elegir entre siete opciones diferentes. Nosotras probamos estos dos bols:

15

Salmó marinado con cítricos, aguacate, remolacha encurtida, mandarina, hinojo, arroz jazmín, mix de hojas verdes, alino de yogur y un huevo campero conforman el BOWL SALMÓN.

14

Con un nombre de lo más exótico y divertido, el BOWL BIBIMBAMP lleva huevo a la plancha, ternera con chile (en su lugar, se puede elegir tofu marinado si deseas que el bol sea vegano), verduras salteadas, arroz jazmín, mix de hojas verdes, espinacas frescas, lombarda, zanahora y sriracha (una salsa picante muy popular en el sureste asiático).

Todo esto por 14,95 euros, aunque por 3 euros más existe la opción completar el brunch con un zumo verde, una mimosa (zumo de naranja con cava), un vermú o un Aperol Spritz. Un buen plan para comenzar el sábado o el domingo, ¿verdad? Pero, además, en Abolea se puede disfrutar de su estupenda carta en cualquier momento del día, desde el desayuno hasta la cena, con unas propuestas fantásticas y en un ambiente muy acogedor. Porque si lo que comimos y bebimos nos encantó, la decoración del local terminó de conquistarnos. 

06

Combinando distintos tipos de mesas y sillas, desde redondas blancas y negras, hasta mesas de madera alargadas, bancos o taburetes vintage, Abolea cuenta con distintos ambientes perfectamente integrados. En primer lugar, la entrada abierta a la calle con una preciosa cristalera. Después, un espacio amplio y de líneas sencillas, donde destacan los detalles como las lámparas tipo flexo de colores, los tapices o las plantas.

Y, por último, una zona más íntima y más cálida, donde la madera, el mimbre y la cerámica son protagonistas de una manera muy armónica. El lugar perfecto para una reunión o comida entre amigos.

03


Si hay canciones y películas que tienen el don de hacernos sentir bien, lo mismo podríamos decir de Abolea, un sitio muy cuidado que merece la pena conocer y volver. Incluso solo por ver sus boles de colores inspirados por Joan Miró

Texto: Silvia Rueda /  Imágenes: Itxaso Lara

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

PHOTO STORY

02

Aquella era su pesadilla más recurrente. Llegaba corriendo entre lágrimas al andén y ya no había ni rastro de ella, tan solo un leve pero nítido recuerdo de su perfume. Por fortuna, la angustia se evaporaba en cuanto se despertaba de golpe y la veía a su lado en la cama. Sin embargo, a la mañana siguiente, cuando ella salía para ir a trabajar, se empeñaba en acompañarla a la estación. No estaba dispuesto a perder ese tren ni una sola vez más.

Texto: Silvia Rueda / Imágenes: Itxaso Lara

LAS FLORES DE TIRSO

Tirso de Molina es una de las plazas más vivas del centro de Madrid, siempre llena de gentes que vienen y van, terrazas donde tomarse algo o actuaciones improvisadas. Pero por si algo destaca es por su Mercado de Flores, ocho quioscos permanentes que le aportan alegría y color todo el año. Y Jorge, el florista de uno de ellos, nos descubre aquí sus secretos.

01

Sutilezas de Amor, el quiosco de Jorge en Tirso de Molina.

Con el objetivo de renovarla, el Ayuntamiento de Madrid ideó en 2006 un proyecto de regeneración para la Plaza de Tirso de Molina -antigua Plaza del Progreso- que incluía la creación de un Mercado de Flores. De esta manera, surgieron los ocho quioscos fijos en los que se venden plantas y flores todos los días de 8 de la mañana a 9 de la noche. Y justo en ese momento, casualidades de la vida, llegó allí Jorge, un florista peruano que apenas llevaba unos años en España. Tal y como él mismo nos contó, «el Ayuntamiento alquila los quioscos a través de Mercamadrid y, aunque en un principio iban a ser dieciséis en total, finalmente, por falta de demanda de gente, se quedaron en ocho«. Además, «cada quiosco se llama como una obra de Tirso de Molina«, el famoso dramaturgo español que da nombre a la plaza. Por ejemplo, el de Jorge es «Sutilezas de Amor». Evocador, ¿verdad?

19

La vida de Jorge ha estado unida al mundo de las flores desde hace años, pues tanto en Perú como en España ha trabajado como florista. Y no sólo eso, sino que su mujer también se dedica a lo mismo y gracias a ella se enteró del alquiler de los quioscos de Tirso. Así pues, desde 2007, Jorge lleva Sutilezas de Amor, donde atiende a sus clientes y a sus plantas siempre con una sonrisa.

Ante la pregunta de quiénes son los grandes amantes de las flores, Jorge nos aseguró que por su quiosco pasan todo tipo de personas al tratarse de una zona céntrica, «gente muy diversa tanto en edad como en procedencia«. Por ejemplo, aunque pueda parecer sorprendente, van muchos niños por allí preguntando casi siempre por plantas carnívoras. Pero en general, hay clientes muy variados y sobre todo gente de fuera. Y es que la tradición de comprar flores y plantas en España es muy baja en comparación con otros países, siempre relacionada con festividades religiosas o eventos. Cualquiera que haya vivido en otros lugares de Europa o América lo sabe y se aficiona a hacerse con un bonito ramo porque sí, ya sea para regalar o para uno mismo. La buena noticia es que, según Jorge, «poco a poco la tendencia va cambiando al alza«. ¡Viva el flower power!

05

UN OTOÑO FLORIDO Y HERMOSO

No hace falta que sea primavera para que tu casa luzca cual jardín del Edén, y es que cada temporada del año tiene sus plantas y flores. ¿Y cuáles son las típicas del otoño? Pues como bien nos asesoró Jorge, para interior las mejores son «los ciclámenes (conocidos también como violetas de los Alpes), los brezos, las callunas, las ericas o los pensamientos«. Además, también existen otras que se pueden siempre, como «el anturio, el kalanchoe, las azaleas, las hortensias o los helechos«. Por otro lado, para exterior, Jorge nos recomendó «los laurus, las camelias, los calistemos, los madroños, los magnolios, las palmeras cica o fénix y los olivos«.

Cada quiosco del Mercado de Flores lleva el nombre de una obra teatral de Tirso de Molina.

EL RAMO MÁS OTOÑAL

En cuanto a las flores cortadas, las de temporada son «los lirios, los nardos, los girasoles, los crisantemos y los claveles. También las menudas como la paniculata, que está todo el año. Además, están empezando a llegar los tulipanes«.

Por último, respecto a cuál sería el ramo perfecto para regalar, Jorge lo tiene claro: «Lo más importante es saber qué le gusta a la persona. Si no lo sabemos, entonces nos fijaremos en la edad. Por ejemplo, a las personas mayores les suelen gustar mucho las margaritas o los gladiolos; en cambio, con los jóvenes siempre vas a acertar con unas gerberas, unos lirios o unos tulipanes«. Eso sí, si se trata de un regalo de amor, la estrella absoluta es la rosa roja, disponible todo el año. ¿Y vosotros qué decís? ¿Cuáles son vuestras flores favoritas? 😉 

20


Y hasta aquí nuestra visita al quiosco de Jorge en Tirso de Molina, toda una delicia para los sentidos. Ya sabéis, nunca dejéis de poner color a vuestros hogares ¡ni de llevar flores en el pelo!

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Texto: Silvia Rueda / Imágenes: Itxaso Lara

PHOTO STORY

40

 

Hay vestidos que forman parte de la melodía sentimental de una vida. Algunos soñados mucho antes y otros improvisados, pero todos con un lugar destacado en la memoria. Con este debuté a los dieciséis. Amarillo, sí, quién dijo miedo, nunca fui amiga de supersticiones. Yo tenía que estrenarme con uno rojo de lunares todo pasión, pero el destino quiso que se quemaran unos cuantos volantes minutos antes de salir al escenario. Milagrosamente, este apareció en el último instante en un baúl medio escondido del camerino y, aunque no era tan espectacular como el otro, a mí me dio la fuerza necesaria para brillar sobre las tablas aquella noche, mi mejor actuación. Ahora, más de medio siglo después, lo saco de vez en cuando y lo coloco en el salón de mi casa. Me gusta admirarlo antes de dormir la siesta, porque así sueño que bailo de nuevo, que cada taconeo, cada giro y cada palma me hacen volar. Y entonces me siento libre, viva, como la luz del sol.

Texto: Silvia Rueda / Fotografía: Itxaso Lara

DE TAPAS POR ZARAGOZA

El Tubo es el nombre de la zona de tapeo más popular de la capital aragonesa. Un sugerente nombre que invita a zambullirse en sus estrechas calles en busca de sus bares de sus bares y tabernas con más solera.

Con motivo de un concierto de Joaquín Sabina -¡grande, maestro!- nos plantamos en Zaragoza en plenas fiestas de El Pilar en lo que fue un breve pero intenso viaje, ofrenda de flores y jotas incluidas. Y, por supuesto, sabrosos vinos y tapas, y risas, muchas risas. Eso que nunca falte. Por recomendación de un par de amigas mañas de adopción, nos adentramos en la conocida zona de El Tubo, donde callejeamos más que a gusto de bar en bar adaptándonos enseguida al ambiente festivo. Es más, después del segundo poteo, no dudamos en hacernos con un pañuelo de fiestas para meternos aún más en materia. Y, aunque visitamos más de un sitio, aquí os contamos cuáles fueron nuestros tres favoritos:

CASA LAC

05

Este restaurante situado en pleno corazón de El Tubo, tiene el honor de ser el más antiguo del país, pues fue fundado en 1825 por la familia Lac, de origen francés. Como no podía ser menos, a lo largo de sus casi dos siglos de vida, han pasado por sus mesas diversos personajes ilustres como Benito Pérez Galdós, por ejemplo. Ya solo por eso y por su decoración con elementos modernistas e isabelinos, merece una visita.

04

Pero es que, además, la comida está muy rica. Una de las cosas que más nos llamó la atención de su carta de tapas era la parte «Tres eran Tres», donde se encuentran diferentes degustaciones de tres tapas con una temática común: de temporada, tradicional, mixta y de verdura. Nosotras nos decantamos por la primera que se componía de salmorejo, canelón relleno de longaniza de Aragón, tartufata y salsa de foie, y una albóndiga de merluza sobre salsa de marisco. Sencillamente exquisitas.

07

Canelón relleno de longaniza de Aragón, tartufata y foie. ¡Rico, rico!


BODEGAS ALMAU

09

Fundada en 1870, esta casa de vinos nos conquistó por su ambiente añejo y sus botellas por doquier y, sobre todo, por su tapa «La Anchoa». Compuesta por pan, queso tipo Philadelphia, una anchoa, mermelada de frutos rojos y virutas de chocolate negro, la combinación a priori puede extrañar, pero es absolutamente maravillosa y adictiva.

11

¿Anchoa y chocolate? ¡Una mezcla deliciosa!


TABERNA DOÑA CASTA

12

Especializada en croquetas caseras y huevos rotos, esta mítica taberna es parada obligada en cualquier ruta de tapeo que se precie en la capital maña. Cabrales con manzana, bacalao y espárragos trigueros, morcilla con piñones, boletus y foie, arroz negro con alioli, setas y queso de cabra, y gallina con chocolate son las diferentes croquetas que se pueden degustar aquí. Y con los huevos rotos también hay varias opciones: con foie, setas, pisto con bacalao, salsa cuatro quesos, jamón ibérico, carne con longaniza, gulas y picadillo de ciervo. Difícil elección, ¿verdad? Nosotras no pudimos resistirnos a las croquetas y si tuviéramos que elegir las mejores, nuestro top 3 lo ocuparía la de boletus y foie, la de arroz negro y alioli y la de gallina con chocolate. Puro vicio.

13

Encroquetándonos…


Y hasta aquí nuestro recorrido por El Tubo zaragozano… Toda una experiencia sorprendente probar las anchoas o la gallina con chocolate y un verdadero placer disfrutar del buen ambiente de los bares maños y de sus gentes. Repetiremos ;-). Nos despedimos hasta el próximo post con un tema de Sabina, nuestra excusa perfecta para escaparnos a orillas del Ebro.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Texto: Silvia Rueda / Imágenes: Itxaso Lara
Agradecimiento especial a Jessi y Belén.