EL FRANCÉS, UN IMPRESCINDIBLE TARIFEÑO

Con una relación calidad precio impresionante, un servicio muy atento y una situación estupenda en el centro histórico de la localidad gaditana, el Bar El Francés, activo desde 1986, es un clásico y casi una obligación si te encuentras en el punto más Sur de la Península. Conseguir mesa no es fácil, pero, créenos, el esfuerzo merece la pena. Bon appétit!

Llegar a Tarifa (Cádiz) y conocer la existencia del Bar El Francés ocurre casi al mismo tiempo que darse cuenta de por qué la localidad gaditana es la «capital del viento» o dejar perder la mirada a lo largo de sus preciosas playas. Y es que el local va sobrado de (buena) fama y ocupa el número 1 en Tripadvisor, entre otras cosas. Lo complicado es hacerse con una mesa para poder comprobar el porqué de su éxito, especialmente para cenar, pues no se aceptan reservas y hay que apuntarse en una lista que se abre cada día. Y lo cierto es que el espacio no es muy grande, el interior es muy chiquitín, solo para estar de pie o en la barra, y la terraza tiene un tamaño mediano, pero no importa, también forma parte de su encanto. Nosotras, gracias en parte a un día de intenso Levante, conseguimos comer allí al segundo intento y la experiencia no pudo ser más deliciosa.

01

El Francés fue abierto en 1986 por un tarifeño que había pasado veinte años trabajando en tierras galas, y en 2002 pasó a manos de Marcial y Alexandra Trujillo, él hijo de madre francesa y ella, al mando de la cocina, francesa.

Una vez sentados y tras estudiarnos detenidamente la carta y las pizarras donde se anotan también los platos del día y fijarnos en que las raciones que sacaban eran más que majas, los cuatro comensales que allí nos encontrábamos decidimos pedir cada uno un plato para compartir entre todos y así poder probar más cosas. Champiñones rellenos de queso fresco y queso de cabra, patatas bravas -por recomendación de una vecina de mesa y de la camarera-, calamares con salsa alioli, chipirones en su tinta y atún a la plancha fueron nuestras elecciones. Todo ello en raciones enteras, ya que también existe la opción de pedir medias. Para beber, un poco de todo, que los gustos eran variados: tinto de verano, agua y vino Barbadillo, que para eso estábamos en Cádiz.

Como entrante, los champiñones rellenos de queso y fresco queso de cabra con un toque de mermelada, sobre una salsa de tomate con el queso fundido y unas hojas de albahaca, fueron todo un acierto. Una mezcla fabulosa. De las patatas bravas no quedó constancia gráfica, pero os podemos asegurar que teníamos que haber invitado a un chupito a la vecina de mesa que nos las recomendó, porque estaban chapeau. Con todo lo que se ha degradado esta rica tapa a lo largo del país, hallar unas patatas bravas en condiciones se merece por lo menos una ola.

Haciendo nuestra particular oda al calamar en sus distintas versiones, nos pusimos las botas con los fritos a la andaluza y con chipirones en su tinta. Los primeros acompañados de un alioli muy suave y los segundos de un arroz… ambos platos riquísimos.

10

Uno no puede ir a Cádiz y no comer atún, esto es así, así que este era uno de los platos con los que no hubo duda desde el principio y no defraudó. El atún rojo de almadraba a la plancha de El Francés está muy bueno, acompañado de patatas fritas y ensalada en este caso. Nos quedamos con las ganas de probar también el tartar y así ya poder morir por atún bien a gusto, pero eso lo dejaremos para otra ocasión.

Junto con Barbate, Conil de la Fontera y Zahara de los Atunes, Tarifa extiende su almadraba para pescar los atunes, una técnica que tiene mucha historia. De hecho, a pocos kilómetros del actual pueblo, en Baelo Claudia, se encontraba una de las grandes factorías del Imperio Romano donde se trabajaba el atún.

Para terminar el festín, dos postres también para compartir, una pana cotta con mermelada de fresa y una tarta de zanahoria. Y, como era de esperar, estaban deliciosos al igual que el resto de la comida. Como guinda final, unos chupitos de licor de hierbas, invitación de la casa y la cuenta, que rondó los 15 euros por cabeza, calidad y precio inmejorables. Sin duda, después de la experiencia vivida, dan ganas de volver a Tarifa solo para regresar a El Francés.

Dirección: Calle Sancho IV El Bravo, número 21. Tarifa (Cádiz).

Teléfono: + 34 685857005

Horario: De 12 h a 24 h, cocina abierta ininterrunpidamente.

No admiten reservas, para conseguir mesa hay que apuntarse en la lista que abren cada día. Es aconsejable ir con tiempo y probar suerte. Para lograr cenar allí, se recomienda pasarse sobre las 17 h, a las 19 h si es un día con mucho viento. ¡Suerte! 🙂

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Texto: Silvia Rueda / Imágenes: Itxaso Lara

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s