UNA TARDE EN EL CAPRICHO

Perderse durante horas en El Capricho, uno de los parques más especiales de Madrid, es un regalo para los sentidos que todo madrileño, ya sea autóctono o de adopción, debería hacerse al menos una vez en la vida.  Y es que dejarse cautivar por la belleza y serenidad del lugar es la mejor manera de hallar sus encantos más escondidos.

40

Texto: Silvia Rueda / Imágenes: Itxaso Lara

Una vez descubiertos los atractivos principales de El Capricho de la Alameda de Osuna, tal y como os contamos en nuestro anterior post, no hay nada más apetecible que olvidarse del tiempo y pasear sin rumbo por sus diferentes jardines. En compañía o en soledad, pero siempre con la vista, el oído y el olfato bien vivos, pues es así como se encuentran los tesoros y como uno confirma por qué este parque es de cuento. 

50

Como esta casa, que probablemente fuera de los guardeses de la finca, pero que podría ser perfectamente el refugio de una hechicera o de un par de ellas. No sería extraño, pues el esplendor de El Capricho bien parece cosa de magia. Quién sabe lo que allí ocurre tras el crepúsculo.

41

Otra de las maravillas del parque es el pequeño lago que alberga en su interior, con embarcadero incluido. Aunque a día de hoy, este no se utiliza, es fácil imaginarse los agradables paseos en barca que los habitantes de El Capricho se daban allí en épocas más gloriosas. Sin embargo, el aire desangelado y misterioso que impregna la laguna consigue que desaparezca cualquier rastro de película romántica que pudiera existir. Y eso hace que el cuento sea mucho más interesante y… atrayente. 

42

43

Si a esto le sumamos, que, al sentarnos en un banco junto al lago, de repente nos encontramos unos majestuosos cisnes negros, la fábula de El Capricho cobra todavía más sentido y ya solo queda contemplarlos y echar a soñar. 

47

Inspirarse, enamorarse o sencillamente relajarse es más fácil en El Capricho, por eso, su visita es casi obligada. Está abierto durante el fin de semana y el acceso es gratuito. Aquí podéis encontrar más información sobre el parque. Para despedirnos, hasta el próximo post, nada mejor que este fragmento de “Cisne Negro”. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s