ZÙCCARU, ENDULZANDO MADRID A LA SICILIANA

Helados artesanos con o sin brioche, cannoli, granita, café y cornetti son algunas de las delicias que encontrarás en este local siciliano en pleno centro de Madrid. En Zùccaru tienen un objetivo claro: añadir un toque dulce y feliz a todo el que pase por allí. A continuación, te contamos cómo lo consiguen.

Rossana y Juan -siciliana ella, madrileño él-, se conocieron en Berlín y tras seis años allí decidieron poner rumbo al sol y dar un giro profesional a sus vidas, dejando a un lado la pantalla del ordenador por un proyecto que les permitiese estar en contacto con gente feliz, ese era el plan. Y pocas cosas alegran más los corazones que la comida y, muy especialmente, ¡el helado! Algo que, como nos aseguró Rossana, los italianos llevamos en la sangre“. Si se venían a Madrid, abrirían un local de gastronomía italiana y, viceversa, si se iban a Sicilia, uno relacionado con la española. Finalmente, se decantaron por los Madriles y así surgió Zùccaru, que abrió sus puertas el pasado mes de mayo entre la plaza de Oriente y la plaza de Ramales, donde no han dejado de pasar turistas, vecinos del barrio y trabajadores de la zona.

02

Una vez elegido el destino para su nuevo proyecto, el tema de los helados surgió de manera natural, pues “en Sicilia la cultura del ‘gelato’ es espectacular“, nos contó Rossana, y tiene ciertas peculiaridades que lo hacen especial y que no existen aquí. Por ejemplo, que se sirve con un brioche, una mezcla sencillamente espectacular. Nosotras probamos uno de pistacho y vainilla así, al estilo siciliano, y felizmente podríamos merendarnos uno cada tarde ¡o en cualquier momento! 🙂

“‘Zùccaru’ en dialecto siciliano significa ‘azúcar’, pero en general se utiliza también para decir que una persona o una cosa es dulce”.

Todos los helados de Zùccaru son naturales y veganos, sin gluten ni lactosa, pues se elaboran con ingredientes puros, frutas de temporada y agua. Se pueden tomar en tarrina, en cucurucho, con el brioche siciliano o en un cannolo. De cualquiera de las formas, conquistarán tu paladar, pero sin duda merece la pena probar las dos últimas. Entre los sabores estrella, destacan el refrescante zùccaru, receta de la casa hecha con limón, albahaca, manzana verde y apio; el de pistacho de Bronte; el de chocolate 100 % puro; el de zabaione, una crema que hacen las abuelas con huevo, azúcar y vino Marsala; y el de cassata, inspirado en el postre típico de Sicilia, que lleva ricota, helado de requesón, fruta escarchada, virutas de chocolate… Aunque también hay muchos otros sabores, ¡los hay para todos los gustos! De frutas (siempre de temporada), de crema, como avellana, stracciatella, nata, café, o de chocolate blanco, con menta o con naranja… Como la vitrina es pequeña, cada día cambian los sabores.

¿El secreto de un helado perfecto?

  •  El helado tiene que respetar la naturaleza del producto, no hay que añadirle aromas artificiales o colorantes.

  • El color no tiene que ser fosforito, si te encuentras uno de pistacho muy verde, no te lo comas.

  • Que sea muy cremoso.

  • Que sea de temporada y respete la estacionalidad de cada ingrediente.

11

Otro de los productos que no puedes dejar de probar en Zùccaru son los cannoli, dulce típico siciliano por excelencia. El más auténtico lleva ricotta, un requesón de oveja y de vaca que se bate con azúcar y con el que luego se rellena la galleta, que es crujiente y no demasiado dulce. Por último, se añade la fruta escarchada y el azúcar glas, que ponen la guinda final a esta joya visual con un sabor exquisito. Tanto la galleta como la ricotta la traen desde Sicilia y si te apetece probar otra versión de cannolo, te lo pueden rellenar con el helado que tú elijas. Créenos, una vez que los pruebes, querrás repetir.

 

Por otro lado, encontrarás otra especialidad siciliana, la granita, muy diferente al granizado al que estamos acostumbrado aquí, pues esta es casi un sorbete. Según nos relató Rossana, en Sicilia se come con cuchara y durante el desayuno se acompaña con brioche“. Pero, además, de cara al otoño y al invierno, en Zùccaru también han desarrollado el tema de cafetería con café para llevar, cornetti rellenos de crema, panettone, cucuruchos pequeños con helado y cubiertos de chocolate, zumos, batidos y muchas más sorpresas. Desde la semana pasada, ya se puede disfrutar de un rico desayuno a la italiana con un cornetto caliente o con una sfogliattela. Y es que cualquier momento del año es ideal para pasarse por este pequeño paraíso del dulce ;-).


DóndeCalle Vergara, 16. 28003, Madrid.
Horario: Lunes, de 9 h a 23 h; de martes a viernes, de 8:30 h a 23 h.; sábado, de 10 h a 24 h; domingo, de 10 h a 23 h.


Con un gran sabor de boca y un poco de música para acompañar nuestro próximo gelato con brioche, nos despedimos hasta el próximo post. Buon appetito! 🙂

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Texto: Silvia Rueda / Fotos: Itxaso Lara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s